Yo Soy Pepito

​Pepito a duras penas se gana la vida honestamente vendiendo dulces y lavando autos junto a sus fieles amigos el Franelas y el Tamal, mientras su madre espera en un hospital público un trasplante de hígado que pueda salvarle la vida. Pero un día, la ya difícil vida de Pepito, se complica al ser culpado injustamente por el secuestro de una niña que es su amor platónico. Así su vida se torna en una intrincada y divertida historia en la que Pepito sin violencia, sangre, malas palabras o contenido gráfico logra rescatar a su princesa secuestrada y de paso acabar con dos peligrosas bandas de maleantes.

A pesar de la dura situación que enfrenta, Pepito mantiene esa actitud divertida, ingeniosa e inocente que ha lo ha caracterizado siempre y que ha hecho reír a millones de Latinos en innumerables chistes. En esta entretenida historia llena de valores y de reclamos sociales, Pepito nos demuestra que la justicia, el ingenio, el humor y la decencia pueden vencer a los peores criminales y resolver las situaciones más difíciles. Pepito es un cuento urbano lleno de valores y emociones, en los que el humor y la compasión se manifiestan de principio a fin. La historia de Yo Soy Pepito nos sumerge en las realidades de la ciudad de México, las cueles no son muy diferentes a las de muchos países de América Latina.

Pepito es un verdadero héroe urbano; es David contra Goliat. Es un chiquillo de apenas 9 años que en medio de las peores circunstancias lucha contra el mal para rescatar a su amor platónico de sus secuestradores. Su buen humor, su ingenio, su valor y sus inquebrantables valores le permiten derrotar a dos peligrosas bandas de maleantes y devolver a Valeria sana y salva a su padre. Así, con su gran creatividad Pepito logra un final feliz para todos, en el que los valores y la justicia prevalecen sobre el mal.